Cont@BOT Catering dispone de un verdadero sistema de trazabilidad en todos los sentidos para determinar el origen y el destino de cada uno de los ingredientes que ha empleado en la elaboración de sus platos.

Desde el 1 de Enero del 2005 todas las empresas del sector alimentario se han visto afectadas en mayor o menor medida por el artículo 18 del Reglamento Europeo 178/2002. Pero, ¿en qué afecta a estas empresas?.

Pues bien, la trazabilidad tiene que entenderse como un sistema de localización de determinado producto esté donde esté y haya sufrido las transformaciones que haya sufrido. Así, en las empresas de catering, hay que identificar cada producto con un número (normalmente denominado número de lote) como si de un DNI se tratase.

Por tanto, cada vez que compramos algún alimento a un proveedor debemos de identificar esa compra con un número de lote.

Cuando usemos ese producto para fabricar algún plato de nuestros menús, deberemos de especificar el número de lote que asignamos a esa fabricación y evidentemente ese número de fabricación debe estar asociado al número de lote de la compra que hicimos. Nuestra recomendación es que en una fabricación no incluya mismos productos de distintos lotes, pues eso complicaría en exceso al trazabilidad alimentaria.

Para finalizar, cuando vendamos nuestro plato en alguno de nuestros menús deberemos identificar y unir inequivocamente esa fabricación con ese cliente.

De esta forma tenemos garantizada las distintas formas de consultar la trazabilidad:

- Hacia delante: Estos huevos que vienen en mal estado, ¿a quién se los hemos servido?

- En la producción: Estos huevos en mal estado, ¿los hemos usado para hacer algún plato?

- Hacia atrás: El cliente enfermó como consecuencia de unos huevos en mal estado. ¿Cuándo y quién los cocinó?. ¿A quién se los compramos?.

Y de esta forma tan práctica y sencilla podemos controlar la trazabilidad alimentaria en nuestra empresa.

¡Ha llegado el momento de hacerlo mejor!

... si no quieres seguir siempre igual empieza por cambiar algunas cosas...